Diario de  Torremolinos
21/07/2018

Economia

 

¿Pagar más por sus propiedades?: El catastrazo sigue afectando a su bolsillo

25-07-2016
Visto por 1447 personas
Economia Economia ¿Pagar más por sus propiedades?: El catastrazo sigue afectando a su bolsillo
El viernes pasado el municipio de Estepona exigía a la Junta de Andalucía que actualizase y publicase las tablas de coeficientes aplicados a los valores catastrales para el año 2016, con el fin de que los ciudadanos no paguen más de lo que les corresponde por los impuestos autonómicos, que en el caso de este municipio, contemplaba reducciones del 30 por ciento en los valores catastrales de los inmuebles, tal y como entró en vigor el pasado 1 de enero. Asimismo, el Ayuntamiento esteponero remitía una carta al Patronato de Recaudación Provincial de Málaga para solicitarle que solucione los problemas surgidos a raíz de la regularización catastral que se está realizando a nivel nacional y que ha provocado que alrededor de 700 inmuebles en este municipio no puedan beneficiarse de las ayudas al empadronamiento. Cada municipio aplica sus propios coeficientes pero lo cierto es que muchos de estos valores no se han revisado en años, lo que provoca que los residentes con propiedades todos los años en los que ha durado la crisis han pagado más de lo que les correspondía.

El Gobierno central incluía en los Presupuestos Generales de 2016 la revisión catastral de algo más de 8 millones de inmuebles en 1.700 municipios españoles. En más de 7 millones de inmuebles la revisión se realiza al alza y en otro millón, a la baja. ¿Qué implicaciones tiene esta decisión para el bolsillo de los españoles? Subir el valor catastral del un inmueble supone, básicamente, pagar más impuestos, dado que directamente al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), pero también al Impuesto sobre el Incremento del Valor de los terrenos de naturaleza urbana o plusvalía municipal, al IRPF o al impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

El valor catastral es un valor administrativo fijado objetivamente para cada bien inmueble y que resulta de la aplicación de los criterios de valoración recogidos en la Ponencia de valores del municipio correspondiente y nunca podrá superar el valor de mercado, sin embargo, desde que comenzara la crisis hay municipios, como es el caso de Benalmádena, en la que el coeficiente se incrementó y cientos de ciudadanos se encontraron que tuvieron que abonar importantes cantidades tras haber vendido sus viviendas.

La primera consecuencia es el incremento del IBI si la revisión catastral es al alza si bien, al ser un impuesto municipal, puesto que su gestión, liquidación y recaudación corresponde a los ayuntamientos, dependerá de que estos decidan finalmente apliquen dicha subida. Por otra parte, desde 2012 los ayuntamientos pueden actualizar sus valores catastrales mediante coeficientes, y si la revisión ha sido al alza, no se les aplicará el incremento del tipo impositivo del IBI ya que ambas subidas son incompatibles.

En cuanto al IRPF no afecta a la vivienda habitual sino a aquellos contribuyentes propietarios de segundas residencias, puesto que un porcentaje del valor catastral de las mismas se considera, a efectos fiscales, como un ingreso. Y este es el problema que han visto en sus declaraciones muchos contribuyentes de la provincia de Málaga. La Diputación aprobó a finales de julio de 2014 una medida de rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de entre el 10% y el 50% para 96.202 viviendas de 96 municipios de la provincia, unos 134.278 contribuyentes. Cuando ha llegado la hora de ajustar cuentas con Hacienda, la medida se ha convertido en una trampa que, de momento, ha perjudicado a muchos beneficiarios de dicha rebaja. descuento en el recibo del IBI está concebido como una subvención, es decir, un ingreso patrimonial que, por tanto, debe declararse. La ley tributaria exime de presentar la declaración a aquellos contribuyentes con ingresos inferiores a los 22.000 euros anuales, pero si el contribuyente tiene más de un pagador, sí debe presentarla, sean cuales sean los ingresos.

La Plusvalía municipal es conocido técnicamente como el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, grava el incremento del valor que ha experimentado un suelo durante el tiempo que una persona ha sido propietaria de un piso, un local o un terreno y se liquida cuando se transmite la propiedad, como sucede en una compraventa. Se calcula sobre el valor catastral del suelo y el número de años que se ha tenido en propiedad.

El problema es que en los últimos años ese valor se ha revisado al alza en miles de viviendas en toda España, lo que ha provocado que este impuesto haya crecido exponencialmente, 'engordando' claramente las arcas públicas y mermando el bolsillo de muchos vendedores, incluso el de aquellos que se han visto obligados a vender a pérdidas o sin obtener un solo euro en ganancias. La base imponible del Impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados e Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones también está constituida por el valor real del bien transmitido.

En cuanto al impuesto sobre el patrimonio. Para calcular este impuesto también se toma como referencia el valor catastral para valorar los inmuebles. De tal manera que si se produce un alza importante en el valor catastral, es probable que quienes no tenían obligación legal de pagar este impuesto tengan que hacerlo al superar el mínimo legal exento. Por su parte, quienes ya lo pagaban, también pagarán más.

Afán recaudatorio por parte de las diferentes administraciones que, como siempre, sale del bolsillo de los contribuyentes.

Si quiere saber cuál es la actualización de los valores catastrales por coeficientes aprobados en su municipio por la Ley de Presupuestos, pinche sobre este enlace.

Comentarios
Deja este campo en blanco
Escribe el código de la imagen