Diario de  Torremolinos
17/10/2019

Torremolinos

 

Margarita del Cid, una política ambiciosa que acapara cargos y se olvida de Torremolinos

08-10-2016
Visto por 8045 personas
Torremolinos Torremolinos Margarita del Cid, una política ambiciosa que acapara cargos y se olvida de Torremolinos
Han pasado seis meses desde que Margarita del Cid fuera nombrada candidata del Partido Popular en Torremolinos y hasta ahora lo único que ha demostrado es su total incapacidad para ejercer como líder de la oposición de la formación. El Grupo Municipal del PP tiene una líder desaparecida en combate que no ofrece propuestas novedosas para Torremolinos, que se rodea del mismo equipo de personas que llevaron al municipio al inmovilismo, que no busca sabia nueva y capacitada y que acapara puestos de responsabilidad política en vez de centrarse en su principal preocupación que debería ser Torremolinos.

Aunque el presidente del PP en Málaga, Elías Bendodo, alababa a Margarita y la presentaba en marzo como “una nueva manera de entender la política que cambiado el enfoque y las formas y se ha abierto un nuevo tiempo marcado por el diálogo”, Del Cid tuvo que abandonar su puesto de diputada tras realizar un balance mediocre de su gestión. ¿Es este el perfil de los candidatos renovados de los que presume Génova?. No se trata de una cuestión de edad sino de capacidad de la que carece la número dos del PP en Málaga a la que le pierde su desmedida ambición política.

A todo esto hay que sumarle que Del Cid no es una candidata con una vida personal intachable. Cuando Hillary Clinton se convirtió en la apuesta demócrata a la Casa Blanca investigaron todos los detalles sobre su vida. Está claro que Margarita no pasaría la prueba de fuego.

Este mes va a ser muy complicado para la política malagueña porque tendrá que comparecer ante el Juzgado de lo Social tras solicitarse que se haga cargo de las deudas que las empresas de su marido, Miguel Narváez, tenía contraído con una trabajadora que fue despedida y que le reclama 126.000 euros por despido improcedente además de los salarios que no fueron abonados y otros 20.300 en concepto de intereses y costas. La vista se suspendió en mayo por enfermedad del letrado que la defendía. Y aunque la líder de los populares está en régimen de separación de bienes desde 2011, no es el único frente que tiene abierto en los juzgados ya que sobre la secretaria general de los populares malagueños pesa un supuesto caso de prevaricación de las denuncias vecinales sobre los problemas de excesivo ruidos en los chiringuitos playa de Los Álamos de Torremolinos.

El esposo de Del Cid, Miguel Narváez, era socio de los dueños de Café del Sol del grupo Molliere, uno de los chiringuitos que no cumplía con las ordenanzas de ruido y utilizaba una licencia de kiosco para regentar una discoteca siendo Margarita del Cid edil de Disciplina Urbanística en el Ayuntamiento de Torremolinos. Un turbio asunto en el que también están siendo investigados los jefes de la Policía Local de Torremolinos en la anterior corporación del Partido Popular. Se dice que eran permisivos ante esta situación y que hicieron oídos sordos ante las repetidas quejas vecinales, tal vez por indicaciones de la propia Del Cid.

La Delegación de Medio Ambiente recuerda al Consistorio de Torremolinos que desde 2011 contaba con “datos que demuestran el incumplimiento del título concesional” de 21 chiringuitos del municipio, a los que la Junta tiene abierto expediente y ha realizado informes de los que se desprende “un incumplimiento generalizado en lo relativo a excesos de ocupación”. Y la comisión que investiga el ruido y que preside la líder local de Ciudadanos, Ángeles Vergara, aún no se ha pronunciado.


La corrupción política en España ha dejado un agujero en las arcas españolas de más de 7.500 millones de euros desde que llegó la democracia de la mano de la Constitución Española en 1978 con más de 175 tramas. Paradójicamente la cifra se asemeja a la que Bruselas exige ahora en recortes. PP y PSOE lideran el ranking de los partidos más corruptos con 126 casos. Ahora que todas las formaciones políticas llevan a gala el tema de la "Transparencia" es lógico que el pasado de todos los candidatos sea investigado y resulta cuanto menos amoral que el marido de Margarita del Cid haga negocios particulares en la misma ciudad en la que su esposa ejerce un cargo político.

Desde el pasado mes de marzo, Margarita del Cid es secretaria general y portavoz del Partido Popular en Torremolinos en sustitución como portavoz municipal a su tío, Ramón del Cid, que es diputado provincial. Pero es que también es la actual número dos del PP provincial y presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental. Acapara demasiados cargos para poder dedicarle tiempo a lo que debería ser su ocupación prioritaria: Recuperar la Alcaldía de Torremolinos perdida en junio tras veinte años de mandato de Pedro Fernández Montes.

¿Es Margarita del Cid la candidata idónea para ser futura alcaldesa de Torremolinos?.