Diario de  Torremolinos
20/08/2017

Torremolinos

 

Pasividad en el Ayuntamiento de Torremolinos ante los casos de personas sin hogar que viven en la calle

09-01-2017
Visto por 4848 personas
Torremolinos Torremolinos Pasividad en el Ayuntamiento de Torremolinos ante los casos de personas sin hogar que viven en la calle
La semana pasada vecinos del Pasaje Fuenmolinos se ponían en contacto el Grupo Municipal del Partido Popular para comunicarles que, desde hace un mes y medio, una mujer vive en situación precaria en dicha zona de Torremolinos. Desde la formación política se denunciaba que “no es la mejor imagen para los turistas de Torremolinos pero, sobre todo, no son condiciones para que una señora viva, máxime con las temperaturas tan bajas que están azotan la localidad”.

El hecho es que la mujer tiene todas sus pertenencias en la calle y dormía en una tumbona plegable de playa. Desde el PP se demanda que los servicios sociales del Ayuntamiento se tendrían que haber ocupado de la situación por la que atraviesa la citada mujer para poner solución al hecho de que malviva de esta forma.


Local de Torremolinos en el que duerme un sin techo

No es el único caso, en la Avenida de los Manantiales, a escasos pasos de la Plaza Costa del Sol, en pleno centro de Torremolinos es habitual ver a un hombre que duerme ante la puerta de un local cerrado con unos cartones como única protección para resguardarse del frío.

¿Qué va a hacer el Ayuntamiento de Torremolinos para ayudar a paliar las pésimas condiciones de vida de estas personas?

Por desgracia, son miles las personas que duermen y viven en la calle en España. No hay cifras exactas, ni controladas, ni estadísticas que aporten un perfil de las más de 30.000 personas sin hogar. Es el mundo de los anónimos. De los que no quieren ser vistos y a los que no se quiere mirar. Según los expertos, debe darse un proceso de deterioro de la situación personal, en el que llegar a vivir en la calle es el último piso de la pirámide. Los estudios aseguran que mientras el resto de personas sufre en toda su vida entre 3 ó 4 sucesos traumáticos, las personas 'sin hogar' han vivido una media de 7 u 8 sucesos encadenados, que pasan por la muerte de una persona querida, una separación sentimental, la pérdida del trabajo, la falta de recursos económicos...

La tendencia apunta a que cada vez hay más jóvenes, más familias completas y más extranjeros que acaban pasando sus días en la calle ante la falta de recursos. Además de afrontar la vergüenza y la invisibilidad, el 42% han sido insultadas o amenazadas; el 40% han sido robadas, y el 3,5%, la mayoría mujeres han sufrido agresiones sexuales. La soledad, la desconexión social, la marginación son algunos de los desencadenantes que terminan en la calle. Sin embargo, hay muchos que quieren salir, pero que no pueden. La sociedad tiende a rechazar y mostrar indiferencia a las personas sin hogar, incidiendo en uno de sus aspectos más vulnerables: la autoestima. Existen innumerables prejuicios sociales que impiden ver la dureza de sus vidas.

En Málaga, hasta noviembre de 2016 se atendieron un total de 1.586 personas, según Cáritas Diocesana, organización que desde hace cuatro años desarrolla el programa que lleva como lema 'Hazme visible. Por dignidad. Nadie sin hogar' que pretende un ejercicio de sensibilización y compromiso común para lograr que todas las personas vivan con dignidad, un derecho que queda recogido en múltiples legislaciones y pactos internacionales. Para atender a estas personas, por ejemplo, en Málaga capital abrió recientemente sus puertas el centro de acogida nocturna 'Calor y café' para atender a las más de 100 personas que duermen en las calles.

En Torremolinos está el comedor social del Hogar San José Emaús, donde por tan sólo una aportación de los socios de 15 euros al mes se da de comer a una persona durante una semana. Se trata de paliar en lo posible la extrema necesidad alimenticia en la que se veían tantas personas carentes de medios. Funciona gracias a contribuciones voluntarias, tanto monetarias como de alimentos, ropas, utillaje y, sobre todo, gracias a la ayuda personal y al esfuerzo de voluntarios y voluntarias que de buena gana se ofrecen cada día. En Emaús se ofrecen a la gente tres comidas diarias, para unas cien personas por día, consistente en: un desayuno caliente por la mañana; el almuerzo del mediodía, con dos platos calientes variados y postre, y para la cena, una bolsa con un bocadillo y fruta. A la labor de esta entienda de carácter social hay que sumar la desarrollada por Cáritas Diocesanas en la localidad.

Más fotos
pasividad-en-el-ayuntamiento-de-torremol