Diario de  Torremolinos
23/09/2017

Torremolinos

 

Destapado el descontrol de la gestión del Palacio de Congresos de Torremolinos por una auditoría externa

12-04-2017
Visto por 5021 personas
Torremolinos Torremolinos Destapado el descontrol de la gestión del Palacio de Congresos de Torremolinos por una auditoría externa
El informe señala que la dirección del Palacio autorizó servicios y contratos de cantidades que excedían los límites que tenía atribuidos y no se llevaba un control de los gastos relacionados con cada evento, ni existía presupuesto concreto, así como tampoco un manual de procedimiento de contratación que regule el acceso de nuevo personal y asegure la publicidad. En cuanto a la gestión del personal, subraya la falta de organigrama y de relación de puestos de trabajo ni de sus correspondientes funciones.

Aunque el informe analiza los diez primeros meses de 2016, muchas de las irregularidades detectadas venían produciéndose desde hace años atrás, según la auditoria externa, lo que pone en un brete a la actual corporación presidida por el socialista José Ortiz desde junio de 2015 pero también salpica al anterior gobierno del PP.

Ha sido la propia corporación municipal la que ayer daba a conocer el resultado de la auditoría externa para dar cumplimiento al requerimiento con el que el Ministerio de Hacienda ordenaba la disolución de la sociedad por pérdidas en sus cuentas de 2013 y 2014; con el objetivo de conocer el estado contable de la empresa municipal para su posterior gestión directa por parte del Consistorio, tal y como se formalizó en el último pleno de marzo de 2017.

Por parte del PSOE se ha pretendido poner el foco de atención en la gestión realizada anterior a su toma de posesión y así entre los incumplimientos, deficiencias y falta de control destapadas por la auditoría señalan que entre los años 2013 y 2014, la Dirección autorizó contrataciones de más de 18.000 euros sin existir los procedimientos de contratación correspondiente ni acreditar solvencia económica del adjudicatario, siendo superiores a lo establecido ya que por contratos que superasen los 3.000 euros debía ser el consejero delegado quien lo aprobase. Gastos como la cena de EUROAL que ascendía a 27.199 euros. También señala el desconocimiento de los precios de coste y valor de recuperación de las ferias, la cesión de locales a terceros de forma gratuita, así como la aplicación de tarifas a los arrendatarios distintas a las publicadas en la página web.

En el capítulo de presupuestos, la auditoría subraya la ausencia de manuales de procedimiento de control interno que midiesen el estado de ejecución de sus presupuestos, que no existía un registro de ventas y tarifas aprobadas por el Consejo de Administración ni un manual de procedimiento en materia de contratación. A lo que sumar que la contabilidad refleja partidas que no han podido comprobarse, ya que los libros de actas no están debidamente registrados.

Sobre los meses analizados de 2016 por la auditoría, destacadas por el Diario Sur, señalan dos contrataciones cuando el Palacio sólo podría haber ampliado el personal temporal en casos excepcionales y urgentes de los que no se ha podido comprobar si siguieron los principios legales de igualdad, mérito y capacidad o el servicio de conserjería y vigilancia contratado con la empresa municipal Samset cuya prestación ha sido imposible verificar por los auditores porque nunca encontraron al personal en sus puestos, a pesar de sus reiteradas visitas.

A lo que sumar que no se ha cumplido con su obligación de registrar un libro de actas con el consiguiente descontrol de gastos y contratos firmados, la inexistencia de un manual escrito de ventas para revisar de forma periódica los créditos y los gastos relacionados con los eventos, para los que tampoco existen presupuestos concretos.

La auditoría también señala una pérdida cercana a los 45.000 euros de tres eventos realizados en el Palacio en 2016. Una institución que tiene un presupuesto anual en torno a los 1,5 millones de euros que salen de las arcas municipales. Un recinto que cada vez está más de capa caída.

Como contaba el Diario Sur, el grupo municipal de Costa del Sol Sí Puede, advirtió que trasladará la auditoría a la Fiscalía en caso de que el grupo socialistas que preside José Ortiz en Torremolinos siga su tónica de evitar acudir a los juzgados para dar cuenta de ésta y de las dos auditorías externas sobre las cuentas municipales del periodo comprendido entre 2011 a 2015, cuando gobernaban los populares.