Diario de  Torremolinos
24/07/2017

Torremolinos

 

El vergonzoso incivismo en Torremolinos ante la bochornosa pasividad municipal

19-04-2017
Visto por 5992 personas
Torremolinos Torremolinos El vergonzoso incivismo en Torremolinos ante la bochornosa pasividad municipal
Imágenes de acumulación de toda clase de enseres en diversos puntos del municipio de Torremolinos habilitados para arrojar la basura en el Pasaje Manuel Franco Cubeiro, Marqués de Salamanca, Avenida de los Manantiales, Avenida San Francisco, Avenida de Sorolla, zona de los Álamos, o de la Avenida de Benalmádena son habituales verlas cada día de la semana, a pesar de que la normativa municipal establece el lunes para que los vecinos puedan depositar los objetos de los que quiere prescindir y hay multas para los infractores.

En Torremolinos los operarios del servicio de limpieza no dan abasto para eliminar los innumerables focos de insalubridad que se propagan por las calles y barrios del municipio y que ofrecen una imagen lamentable tanto para los turistas y visitantes como para los propios viandantes y vecinos de estas zonas.

“Estas son las consecuencias cuando un Ayuntamiento no aplica la Ley. El incivismo, a la orden del día en Torremolinos. Fotos de esta misma mañana”, publicaba en el Facebook un vecino indignado cuando precisamente ayer era martes, uno de los seis días de la semana en que está prohibido dejar junto a los contenedores enseres.



Como recuerda el vecino indignado en redes sociales “Nadie habla de la obligación que tiene el Ayuntamiento” ya que la ordenanza 46 de protección y Defensa de la Convivencia Ciudadana y de los Bienes de Dominio Público establece en el artículo 14 de residuos y basuras en su punto 1 que “Los ciudadanos tienen la obligación de depositar los residuos sólidos en las papeleras y contenedores correspondientes. Se PROHÍBE arrojar o depositar residuos, desperdicios y cualquier tipo de basuras y escombros en las vías públicas y espacios de uso público, en la red de alcantarillado y en los solares y fincas sin vallar, debiendo utilizarse siempre dichos contenedores”.

Ateníéndose a la normativa, este vecino en cuestión se pregunta: “¿Aplica el Ayuntamiento las sanciones correspondientes en estos casos? ¿Corrige el Ayuntamiento al ciudadano incívico? ¿Aplica el Ayuntamiento sus propias normas? ¿Alguien puede explicar por qué las autoridades correspondientes no hacen nada al respecto? ¿Qué está fallando?”



Pero el problema no es el único caso de incivismo que se produce en Torremolinos ya que muchos visitantes se quejan de que es una ciudad con calles sucias y salpicada de excrementos de perros que dejan en la vía pública un colectivo de incívicos.

La Constitución española, en el Título I sobre “De los derechos y deberes fundamentales”, señala en el artículo 45 “Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo. Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva. Para quienes violen lo dispuesto en el apartado anterior, en los términos que la ley fije se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas, así como la obligación de reparar el daño causado”.



Se trata de un problema de fácil solución que requiere de concienciación ciudadana y medioambiental, de vecinos y residente que respeten las normas en la vía pública como espacios que pertenecen a todos y por los que tenemos que velar, de respeto y educación y también de que el Ayuntamiento se muestre inflexible con aquellos que no son capaces de vivir siguiendo unas mínimas reglas de convivencia.

Las imágenes hablan por sí solas:








Autor de las fotos: Sergio Morales