Diario de  Torremolinos
18/10/2017

Torremolinos

 

¿Está Pedro Fernández Montes destruyendo al PP de Torremolinos?

27-07-2017
Visto por 7147 personas
Torremolinos Torremolinos ¿Está Pedro Fernández Montes destruyendo al PP de Torremolinos?
A sus casi 74 años, el actual presidente del PP en Torremolinos, Pedro Fernández Montes, está viviendo un verdadero “drama del artista mayor” que añora glorias pasadas. Aunque sus adversarios políticos se nieguen a ver la realidad, lideró con mano firme la segregación de Torremolinos de Málaga capital y construyó prácticamente de la nada la imagen del municipio catapultándolo como destinos estrella del sector turístico tanto a nivel nacional como internacional. Sus innumerables méritos en la gestión del consistorio durante cuatro lustros hay que reconocérselos y aplaudirle por ello pero si realmente quiere al PP como dice debería retirarse de la política.

Fernández Montes confirmaba off de record a este periódico su intención de “fortalecer a Ciudadanos” rodeándose de un equipo a nivel local de personalidades de reconocido prestigio y de confianza del político para arrebatarle el Gobierno al Partido Socialista. Con esta actitud, Fernández Montes no solo está perjudicando al PP en Torremolinos sino que se niega a ver que Ciudadanos ha sido el apoyo de los socialistas en esta legislatura.

Con Ángeles Vergara al frente de la formación naranja, Ortiz ha sacado ventajas ya que tiene una aliada que ha mostrado su total desconexión y despreocupación con la realidad de los problemas de un municipio en el que ni siquiera reside y que ha dejado hacer y deshacer a un equipo de Gobierno incapacitado para gobernar el municipio. En esta legislatura ni siquiera podrán cumplir con la promesa de la creación de 1.600 puestos de trabajo en el Centro Comercial de Intu. Un proyecto que Fomento mantiene bloqueado sin dar luz verde al PGOU por el escollo de los polémicos accesos.

Es vox pópuli el enfrentamiento entre Pedro Fernández Montes y la candidata elegida en Torremolinos por la dirección del PP, Margarita del Cid. Y es que los populares torremolinenses tienen un grave problema a año y medio de las elecciones locales. Si Margarita quiere ganar los comicios debe ponerse las pilas y dejar de hacerse selfies con los políticos de turno para demostrar que es importante. Del Cid no tiene proyecto, no ilusiona, ni ha presentado, hasta ahora, un programa serio y se ha limitado a remarcar machaconamente lo del IBI, cuando fue el propio PP el que contribuyó a su aprobación. A Margarita del Cid le falta una filosofía en positivo y, sobre todo, rodearse de un equipo fuerte que tenga estrategia para convencer y plantarle cara al PSOE. Y, como dice Fernández Montes, ciertos sectores descontentos aprovecharán en su contra los problemas personales que ha tenido la política.

Un ejemplo de que cuando hay voluntad y se sabe ilusionar a la gente se logra triunfar es el actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, a poco de año y medio de las elecciones era un completo desconocido pero supo meterse en el bolsillo a los electores con proyectos serios y con un programa social que convenció a una ciudadanía harta de tanto político gris y oportunista.

El problema de Fernández Montes es que necesita dosis de humildad. Cuando fue primer edil se rodeó de un equipo al que no supo formar que se acomodaron a sus buenos sueldos durante años en el consistorio. El día que falleció el ex gerente del Palacio de Congresos, Luis Callejón Blanco, Fernández Montes se quejó de que el Diario Sur no había contacto con él para que hiciera un semblante de un hombre que fue su estrecho colaborador durante muchos años. También dijo que el Sur no vendía ni un solo periódico en Torremolinos y recordaba los tiempos en los que fue alcalde y el rotativo recibió miles de euros en publicidad de las arcas municipales torremolinenses.

Y es que haciendo honor a la realidad, Pedro Fernández Montes no tiene peso fuera de Torremolinos y aunque le duela, es una realidad que tendría que asumir. Otra cosa es de puertas para adentro. Está claro que el ex primer edil de Torremolinos podría ganarse al electorado local con la estrategia de rodearse de personas de prestigio tirando de agenda y de contactos y si Margarita del Cid no se pone las pilas tendrá un duro rival que le puede ganar por goleada desde las filas de Ciudadanos.