Diario de  Torremolinos
25/11/2017

Torremolinos

 

Pasividad municipal ante los peligrosos nuevos focos de vertidos de amianto en los montes de Torremolinos

25-08-2017
Visto por 5398 personas
Torremolinos Torremolinos Pasividad municipal ante los peligrosos nuevos focos de vertidos de amianto en los montes de Torremolinos
El pasado 20 de marzo publicábamos en Diariodetorremolinos.com la denuncia de Sergio Morales, fundador de Torrenatura, sobre el abandono, el vertedero de escombros y la inseguridad para senderistas de la ruta Camino del Agua, diez días después titulábamos: “El preocupante descontrol de las escombreras ilegales que degradan y contaminan el entorno natural de Torremolinos” . A finales de abril de este año, Morales denuncia al Seprona el vertido de amianto y escombros en un olivar situado detrás de la Cañada de los Cardos. Los problemas medioambientales de los montes de Torremolinos es ya más que preocupante.

Y el problema se ha agravado ya que este pasado 14 de abril, Torrenatura volvía a notificar por escrito nuevamente al Ayuntamiento nuevos vertederos ilegales de amianto en los montes del término municipal de Torremolinos. El activista ecologista, Sergio Morales, denunciaba que “el amianto, un mineral altamente cancerígeno y prohibido en España desde el año 2001, permanece rociado en una zona de monte bajo y de camino al nacimiento de agua del Cañuelo. Nos encontramos ante un delito contra el medio ambiente y contra la propia salud pública”. Torrenatura otra vez tuvo que recurrir a poner la pertinente denuncia ante la Guardia Civil de Seprona ante esta reiterada pasividad municipal.

Precisamente el amianto o asbesto no es peligroso mientras esté en buen estado pero deteriorado hay que retirarlo porque puede resultar cancerígeno y, por ello, si está cerca del nacimiento de un arroyo o un riachuelo podría contaminar las aguas. En 2006 salió una normativa que establecía que la retirada del amianto debe hacerse por una empresa especializada, los trabajadores tienen que estar muy protegidos, la zona debe quedar limpia de este material y se debe fijar una zona de seguridad para que la gente sepa por dónde transita. Todo esto hace que retirarlo sea muy costoso y, claro, la Administración no quiere acometerlo. El Parlamento Europeo exige una retirada antes del 2030 de forma controlada y empezando por los lugares más delicados, los colegios.

La Junta de Andalucía anunciaba el pasado mes de junio que iba a proceder a la eliminación de amianto en unas cubiertas del Colegio de Educación Infantil y Primaria Ciudad de Palma de Mallorca de Torremolinos, ante las reiteradas quejas y manifestaciones del AMPA y de los profesores del centro, muy preocupados por estar en espacios cuyos techos y cubiertas estaban realizados con este peligroso material.

Como explica Morales, de Torrenatura, “Uno de los principales problemas del amianto es que sus efectos sobre la salud, en concreto sobre los pulmones, tienen un tiempo de latencia muy largo, no se desarrollan hasta de 15 a 40 años después. Las principales patologías que presentan las personas que estuvieron expuestos mucho tiempo a concentraciones muy altas son pleurosis, la asbestosis, el cáncer de pulmón y el mesotelioma, un tipo agresivo de cáncer de la pleura (la membrana que rodea al pulmón) para el que no existe más tratamiento que el paliativo”, concluye.

En la provincia hay una plataforma que se llama Málaga Amianto Cero, liderada por el activista y librero Francisco Puche, que lleva años trabajando y luchando para la eliminación de este contaminante y peligroso material mediante la concienciación pero está claro que si se crean vertederos incontrolados de amianto, aquellos que se libran de un problema olvidan que se lo están creando al resto de la población por la peligrosidad que conlleva arrojar un material altamente contaminante sin ningún tipo de control.

Más fotos
pasividad-municipal-ante-los-peligrosos- pasividad-municipal-ante-los-peligrosos- pasividad-municipal-ante-los-peligrosos- pasividad-municipal-ante-los-peligrosos- pasividad-municipal-ante-los-peligrosos- pasividad-municipal-ante-los-peligrosos-