Diario de  Torremolinos
19/11/2018

Mancomunidad

 

Acosol y el Ayuntamiento de Mijas garantizarán el agua a las personas con pocos recursos

05-09-2018
Visto por 4198 personas
Mancomunidad Mancomunidad Acosol y el Ayuntamiento de Mijas garantizarán el agua a las personas con pocos recursos
La empresa pública Acosol y el Ayuntamiento de Mijas garantizarán el suministro de agua a las personas con pocos recursos económicos, evitando así que quienes estén en situación de vulnerabilidad económica no puedan disponer de un recurso vital como es el agua.

Margarita del Cid, presidenta de Acosol y de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental; Juan Carlos Maldonado, alcalde de Mijas, y Manuel Cardeña, consejero delegado de Acosol, han firmado un protocolo para asegurar el suministro a usuarios en situación de vulnerabilidad económica o que sufran una avería involuntaria que suponga un consumo elevado y anormal.

A ese respecto, Del Cid ha señalado que “las administraciones públicas deben ser sensibles a los problemas que afectan a los miembros más débiles de la sociedad. Especialmente las administraciones locales, las que tocamos más de cerca a los ciudadanos, debemos tener una especial atención a la hora de detectar los problemas y arbitrar medidas para atajarlos o, en todo caso, paliarlos en lo posible”.

En ese sentido, añadió que “tanto desde la Mancomunidad y Acosol como desde el Ayuntamiento de Mijas somos sensibles a la condición del agua como bien imprescindible para la vida de las personas. Por eso, con este protocolo que firmamos hoy queremos estar atentos a la detección y prevención de situaciones de ciudadanos que necesiten protección, así como a la identificación de personas en situación de vulnerabilidad económica. Y todo ello con el propósito de garantizar el servicio de agua a todas las personas y familias que se encuentren en una situación de vulnerabilidad económica, regulando las actuaciones a llevar a cabo ante situaciones que les imposibiliten atender, dentro del plazo previsto, las facturas por el consumo de agua. En resumen, no queremos que a nadie se le pueda llegar a cortar el agua porque no pueda pagar el recibo”.

Por su parte, Manuel Cardeña, consejero delegado de Acosol, ha indicado que “la reciente crisis económica ha empeorado las condiciones de muchas personas que viven en el umbral de la pobreza, provocando que exista población para la que el acceso a los servicios de suministros básicos, entre ellos el agua potable, sea un gasto difícil o imposible de afrontar. Fruto de ello son las situaciones de impago de una factura por abastecimiento de agua, constitutivas de indicio relevante para considerar que una persona se encuentra en una situación económica desfavorable, siendo las entidades gestoras del servicio, como Acosol, una pieza importante para detectar nuevos casos o para evitar la cronificación de los existentes”.

Cardeña ha añadido que “Acosol cuenta actualmente con un fondo social, para atender dificultades en el acceso al abastecimiento de agua de familias en dificultades económicas, con la dotación que para cada ejercicio y por municipios abastecidos en baja, fija la Junta general y que, de una forma genérica, contemplan ayudas a pensionistas jubilados de escasos recursos o con discapacidad; ayudas a familias numerosas, ayudas a asociaciones de carácter social declaradas, ayudas para acceso al abastecimiento de agua de familias en dificultades económicas, y ayudas de emergencia social y para suministros mínimos vitales”.

Ante casos de imposibilidad de afrontar el pago de los recibos de agua de forma temporal o puntual, concluyó el consejero delegado, “Acosol propondrá a la Tesorería de la Mancomunidad de Municipios el aplazamiento o fraccionamiento que corresponda, pero si se cumplen los requisitos establecidos en el Fondo Social de Acosol, podrá atender todo o parte de los intereses con cargo al mismo. Si se tratara de problemas estructurales, continuados o persistentes para hacer frente a los recibos de agua, Acosol remitirá el caso a los Servicios Sociales del Ayuntamiento, para que se valore la situación y se proponga o no la aplicación del fondo social. En todo caso, si Servicios Sociales valora, a priori, que la situación económica de algún usuario es de vulnerabilidad económica y que es susceptible de la tramitación de alguna ayuda económica, se remitirá una comunicación a Acosol al objeto de que se suspendan las posibles acciones de corte de agua que pudieran estar previstas”.

En cuanto al Ayuntamiento de Mijas, en palabras de Juan Carlos Maldonado, su alcalde, “con este protocolo también se pretende resolver una situación en la que se compromete gravemente la economía de los usuarios, como son los supuestos de consumo anormal causado por una avería en la instalación del abonado, involuntaria y desapercibida, y que cuando es detectada o corregida ya ha producido un consumo elevado de agua, facturable al usuario al ser la avería en su red interna, y que provoca, en muchos casos, una deuda inesperada e imposible de atender, cuyo impago conduce a la privación del servicio”.

Maldonado agregó que “la regulación tarifaria actual parte de la premisa del uso racional del servicio de abastecimiento, teniendo éste un carácter de primera necesidad y siendo el agua un bien escaso. Por este motivo, el modo tarifario debe verse incluido en la Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa de suministro domiciliario de agua en este término municipal, contemplando unas variables por bloques, penalizando su incremento por encima de la media. Se pretende así penalizar el excesivo consumo de agua, para preservar el recurso. Sin embargo, en el caso que aquí se contempla, no se trata de un consumo excesivo voluntario, sino fortuito. Es por lo que es necesaria la aplicación de un criterio interpretativo, que ampare a estos usuarios, distinguiéndolos de quienes consumen excesivamente por voluntad propia. Para conciliar la racionalización del servicio con evitar recargos o penalizaciones que no se corresponden a la norma tarifaria, se considera correcta la interpretación, comúnmente aceptada, de facturar el consumo involuntario por avería al Bloque 2, y ello, porque corresponde aproximadamente al precio medio”.

Otro de los casos señalados por el alcalde de Mijas se refiere “al caso de que por no ser el usuario titular de la póliza de suministro y, por tanto, desde Servicios Sociales del Ayuntamiento de Mijas no se haya podido detectar que su vivienda tiene recibos pendientes de pago, con la posibilidad de que se suspenda el suministro de agua o, incluso, que ya se haya suspendido, en el momento que los Servicios Sociales lo detecten se lo comunicará a Acosol, para que se estudie el caso en particular y se acuerden las medidas a adoptar, siempre que por esta vía no se propicie, ampare o favorezca la perpetración de un delito de usurpación que conste denunciado o bajo investigación judicial. En estos casos, Acosol recabará previamente instrucciones del juzgado que conozca del asunto”.

Este protocolo y criterio interpretativo tiene vigencia indefinida.
Comentarios