Diario de  Torremolinos
23/09/2019

Torremolinos

 

José Ortiz, el más nefasto alcalde para Torremolinos

16-05-2019
Visto por 6409 personas
Torremolinos Torremolinos José Ortiz, el más nefasto alcalde para Torremolinos
Torremolinos ha perdido 4 valiosos años en los que podría haber avanzado pero la nefasta gestión del socialista José Ortiz pasará a los anales de la historia de la localidad como Pepe “el pasota” o “el tsunami Ortiz” porque arrasa con todo lo que toca. Y es que la lista de incumplimientos del programa de Ortiz es tan kilométrica que nos llevaría mucho tiempo enumerarla. Con un gobierno en minoría, Ortiz ha logrado mantener el bastón de mando gracias al respaldo de Ciudadanos y Costa del Sol Sí Puede pero la gestión no ha sido cómoda y ha estado plagada de altibajos y en varias ocasiones se ha tambaleado por la política socialista inmovilista de Ortiz.

Todo hay que decirlo, a Ortiz no le gusta remangarse e ir a tocar las puertas de instancias superiores para lograr beneficios para su pueblo, no lo ha hecho cuando las AMPAS llevan años reclamándole unas instalaciones escolares en condiciones y ha mirado para otro lado a la hora de pelear por una sanidad de calidad del municipio. Anoche, en el debate en 101 TV pudimos ver a Ortiz, nervioso, inseguro y nada convincente.

Hagamos un breve repaso de sus incapacidades al frente del ayuntamiento: El plan de peatonalización del centro es el proyecto "estrella” de Ortiz. Desde el principio ha estado mal gestionado y peor aún desarrollado. Le ha costado a comerciantes de la zona importantes pérdidas de unas faraónicas obras que, fruto de la improvisación, ahora tenemos como resultado un mediocre centro "parcheado" con una solería sucia y deslavada que se levanta en algunas zonas por no hablar de las inundaciones que los comerciantes han padecido este invierno por el mal planteamiento de obras en la Cuesta del Tajo y la calle Peligros.

Varias veces hubo que “mendigar” a Europa y varias veces se nos denegó los fondos EDUSI para costear las obras gracias a la soberbia de un primer edil que decidió ningunear a la Mesa del Consejo de Turismo, en la que estarían representadas todas las fuerzas vivas de la ciudad para consensuar cómo desarrollar el proyecto y, hoy por hoy, las labores de este organismo de control y de aportación de ideas son inexistentes porque Pepe no soporta que nadie le enmiende la plana.

En cuanto a las grandes infraestructuras, Torremolinos se quedó sin mercado gourmet con un proyecto que lleva paralizado desde años; Ortiz ha demostrado su incapacidad para hacer funcionar el Palacio de Exposiciones reduciendo la programación a la mínima expresión y con unas instalaciones que necesitan de una urgente remodelación para modernizarlas con las exigencias que requieren una población de primer nivel que capte el segmento de congresos y anoche, en el debate en 101 TV, Ortiz anunció su intención de privatizar la gestión del Palacio; por no hablar de sus torticeros intentos por agradar a la cúpula de su partido entregando el museo para reconvertirlo en Palacio de Justicia, una propuesta recibida con una aluvión de críticas por parte de todos los estamentos sociales torremolinenses.

Mención especial es su nefasta política turística para un municipio que vive de su imagen y de quienes nos visitan. La incapacidad de Ortiz afecta también a las playas del municipio. Hace unos días perdimos la única “Bandera Azul” que teníamos en Los Álamos y la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) denegó sus correspondientes banderas a Playamar, El Bajondillo y la Carihuela y en vez de buscar soluciones el alcalde echa balones fuera culpando a la falta de regularización de la concesión de los chiringuitos y eso que los empresarios de playas llevan décadas con 240 millones en inversión bloqueados por culpa de la Junta que los ha mantenido en una situación de interinidad y de clandestinidad, a pesar de ser una actividad que crea cientos de miles de puestos de trabajo y es motor de nuestra economía. Menos mal que el gobierno de Juanma Moreno al frente de la Junta se ha puesto manos a la obra para su desbloqueo.

En materia turística hay que sumar la necesaria escollera para la playa de La Carihuela en una zona muy castigada por los temporales, la falta de mantenimiento de los oasis o la desaparición de los parque infantiles en las playas. Pero es normal la inactividad de un alcalde como Ortiz cuya idea de modelo turístico fue realizar una visita institucional al municipio de Magaluf ¿sería para copiar su turismo de borracheras, comas etílicos y balconing?

Solo hace falta darse una vuelta por cualquier barriada de la localidad para notar que es inexistente la política de limpieza y aseo. Hace meses un grupo de vecinos preocupados por la imagen que estaba dando su querido pueblo tuvieron que crear una brigada de voluntarios costeando de sus propios bolsillos el lavado de imagen, brocha en mano, a las descuidadas calles y plazas y, sin embargo, en vez de sacarle los colores a José Ortiz continua reduciendo el número de zonas verdes. El año pasado sustituyó el césped natural de la mediana que atraviesa cuatro avenidas, por las que discurre la carretera N-340, por césped artificial y taló unos 300 ficus a finales de agosto, una actuación que puso en pie de guerra a asociaciones medioambientales y a la oposición. Una acción “anticipada para dar buena imagen” por el paso de la Vuelta Ciclista a España por Torremolinos.

Parques, jardines y personal de mantenimiento también han sufrido las consecuencias del “huracán Ortiz”. La lamentable imagen del parque del Batería o del Molino del Inca, por poner dos espacios emblemáticos del municipio, son una muestra del desinterés del equipo de Ortiz que no tiene fondos para adecentar estos pulmones verdes de la ciudad pero que invertirá 277.538 euros en un bonito ascensor panorámico en La Batería ¿para ver qué? Para que se visiten unos jardines descuidados en los que varios niños y una madre tuvieron que ser trasladados al hospital al descolgarse uno de los columpios.

Ortiz parece hacer la vista gorda al clima de aumento de la violencia y robos, uno de los problemas que más preocupa a las asociaciones de comerciantes y empresarios de Torremolinos desconvocando las urgentes reuniones del Consejo Municipal de Comercio para abordar esta problemática. La falta de dotación de policías nacionales y las malas condiciones de trabajo de las fuerzas de seguridad de estado en unas instalaciones que se caen a pedazos, han provocado que el Partido Popular se una a sus colegas de la vecina Benalmádena para exigir una comisaría en condiciones y que se cubran 50 plazas de efectos más para garantizar la seguridad en ambos municipios.

Desesperado por dar una buena imagen en sus peores horas bajas, José Ortiz, se apresuró a anunciar a los vecinos de la Cañada de los Cardos que se ha aprobado definitivamente el proyecto de reurbanización de esta zona que supone una mejora integral del saneamiento pluviales, mobiliario urbano, media y baja tensión, acerado o pavimento. Estamos hablando de actuaciones valoradas en 7.994.000 euros que se acometerán por fases con fondos propios del Ayuntamiento y subvenciones. Nueva cortina de humo de Ortiz que, cuando estaba en la oposición, prometió que esta sería una de sus primeras actuaciones. Cuatro años después estamos en el mismo punto y esto “atufa” a los conocidos “autobombo y platillo” a los que nos tiene acostumbrados el alcalde, el más nefasto para Torremolinos.

En cuanto a la política de empleo de Ortiz basta recordar que parte de los fondos destinados para activar la creación de puestos de la Junta y del Estado los destinó a una empresa de demoscopia para saber si las encuestas le iban a favorecer en las elecciones. Al lema de campaña de Ortiz “Torremolinos eres tú” habría que sumarle “sé crítico, compara y vota con responsabilidad”. Recuerda que de tu voto depende el futuro de los próximos 4 años en Torremolinos.