Diario de  Torremolinos
17/10/2019

Turismo

 

Fernweh, el “trastorno” que no nos deja parar de viajar: Comer, pasear, amar… verbos para practicar en Málaga

25-06-2019
Visto por 4131 personas
Turismo Turismo Fernweh, el “trastorno” que no nos deja parar de viajar: Comer, pasear, amar… verbos para practicar en Málaga
“Fernweh”, del alemán, se traduce sencillamente en “pasión por viajar”. Este término fue acuñado por el gran viajero Alejandro Von Humboldt, padre de la geografía moderna, y él lo define como casi un trastorno por viajar, una atracción irresistible por lo desconocido, por descubrir, sentir nostalgia por lugares lejanos y melancolía de quedarse en un solo lugar.

Para algunos psicólogos, la mayoría de las personas sentimos fuertes deseos de viajar como consecuencia de vivir en la sociedad actual, que nos incita a vivir experiencias nuevas y descubrir el mundo. Pero la diferencia entre el gusto por viajar y el “fernweh” es que la última conlleva, además, nostalgia por algo que no se tiene y muchas veces ni se conoce.

Sea cual sea tu nivel de pasión por viajar, España ofrece destinos tan diversos como cercanos. En avión, en tren o en coche, los destinos españoles con más encanto están más cerca de lo que crees. ¿Nos vamos?

Madrid, el city break perfecto
Hay tantos tipos de viajeros como destinos, no todos sueñan con escaparse a la playa o al campo, muchos de ellos añoran una escapada urbana llena de cultura, arte, música y vida nocturna. Si tú eres uno de ellos, Madrid es el destino a donde deberías escaparte.

El Reina Sofía, el Prado, el Thyssen, Sorolla, el museo del romanticismo… la capital es una de las urbes más artísticas de España, y allí conviven lo clásico y lo moderno. Madrid también fue la cuna de un movimiento artístico que revolucionó la escena musical y cultural de los años 80’s y la cambió para siempre, La Movida Madrileña, de la que aún se conservan vestigios en lugares míticos como El Pentagrama de Malasaña o en nuevos santuarios a la música como el hotel Barceló Imagine.

En el hotel madrileño, no solo puedes alojarte en una planta dedicada completamente a los grandes de la Movida Madrileña (Alaska y los Pegamoides, Nacha Pop, Danza Invisible, Los Toreros Muertos…) sino que puedes escuchar sus éxitos en vinilo en tu propia habitación, o pedir una guitarra de su carta de instrumentos y dedicarte a recrear canciones inolvidables.

Comer, pasear, amar… verbos para practicar en Málaga
Un destino que lo tiene todo (y más) es Málaga, una vibrante ciudad en la que se unen la vida urbana y la tranquilidad de un pueblo costeño, únicamente tienes que saber a dónde ir.

Algo imprescindible que debe hacer todo el que visite Málaga es una ruta de espetos y tapas, o tomarse algo en Muelle Uno. También puedes visitar los restaurantes de moda: el Mesón Cervantes, Garum y el nuevo gastrobar La Santa María, justo al lado de la estación de trenes María Zambrano.

Pero si lo que quieres es descubrir la auténtica Málaga como no la ve ningún visitante, puedes visitar el hotel Barceló Málaga y descubrir su programa The Locals, con el que 5 insiders te acompañan a vivir experiencias únicas con las que podrás vivir la ciudad como la viven los mismos malagueños, descubriendo galerías de arte underground, pequeñas cafeterías con mucho encanto, tiendas de moda de diseñadores locales… ¡y mucho más!

Menorca, la auténtica “isla bonita”
Rodeada de un mar azul turquesa e islotes llenos de historia, Menorca es el destino perfecto para quienes busquen desconectar del ajetreo de la vida diaria y sumergirse de lleno en la vida simple y sin complicaciones.

El entorno natural de Menorca le ha merecido ser reconocido como Reserva Natural de la Biosfera por la UNESCO y adentrarse en él es un must. Bien sea andando hasta llegar a una cala escondida, montando a caballo contemplando el mar o haciendo senderismo, en la isla balear la naturaleza ofrece una oportunidad perfecta para dejarse envolver por la paz y la serenidad.

Uno de los senderos más populares para recorrer la isla (andando, en bici o a caballo) es Camí de Cavalls, un camino que rodea Menorca y permite deleitarte con maravillosos paisajes naturales y los dos principales centros urbanos de la isla Mahón y Ciudadela. Uno de los mejores puntos para empezar a llegar a Camí de Cavalls y conectar con el Puerto de Mahón, es el que parte desde los alrededores del hotel Barceló Hamilton Menorca y el puerto de Cales Fonts. Además, si no sueles practicar deporte al aire libre o no conoces bien la zona, el personal del hotel te brindará asesoría sobre las mejores rutas y lugares qué visitar para aprovecharlas al máximo.

Desconectar para volver a conectar
Solo con unos pocos días en este oasis granadino son suficientes para desintoxicarse de la rutina de la vida diaria. Es por ello que La Bobadilla, a Royal Hideaway, paradigma del lujo sosegado ubicado en la sierra de Loja, propone, entre sus muchas experiencias, la Idetox. Un tratamiento único en el que, tras entregar todos los aparatos tecnológicos en recepción, el usuario podrá disfrutar de la mayor relajación a través de un baño caliente en el spa del seguido de otros tratamientos –TuiTreatments– personalizados según las necesidades particulares de cada huésped, recomendados por el personal de su U-Spa.

Tras la relajación, nada mejor que disfrutar de una agradable cena en el restaurante La Finca con su carta 5 Continentes fusionando los sabores del mundo con unas estupendas vistas al Olivar. Una filosofía que deja atrás el estrés y apuesta por lo natural en un entorno pausado.

Disfrutar de un día de trekking en el paraíso de la Península de Formentor
Mallorca es la isla predilecta de muchos viajeros en época de verano. Formentor, que se encuentra en el extremo noroeste de la isla, es un idílico entorno que ofrece multitud de posibilidades a los amantes del mar y la montaña, ya que ambos se unen para exhibir imponentes paisajes flanqueados por el mar e interminables valles poblados de vegetación, donde admirar panoramas increíbles dignos de las mejores postales: ¡un espectáculo para nuestros ojos!

El hotel Formentor, a Royal Hideaway Hotel ofrece a sus huéspedes la posibilidad de hacer una fantástica ruta de trekking por un antiguo camino empedrado de los tiempos de la reina Isabel II en el que se puede disfrutar de espléndidas vistas de Cala Figuera, Cala Murta, Cala En Gossalba, Bahía de Pollença, Bahía de Alcúdia, Isla de Menorca, Faro de Formentor, Puig Tomir, Puig Major.
¡La mejor manera de combinar unas vacaciones de playa y montaña!

De sherrys por los tabancos de Jerez
El verano en el sur de España es simplemente idílico: playas infinitas de arena blanca, puestas de sol, pescaíto frito y el mejor vino. Para todos aquellos viajeros ávidos de aventuras que quieran vivir una experiencia extraordinaria, el hotel Barceló Montecastillo propone una escapada para disfrutar de la campiña jerezana y del mejor vino de Jerez. Déjate llevar en una visita guiada por los tabancos jerezanos, unos establecimientos emblemáticos en los que podrás degustar finos, olorosos y amontillados, acompañados por el mejor flamenco improvisado. Además, también podrás hacer una visita guiada por las míticas bodegas de González Byass, en cuyo corazón encontrarás la Calle Ciegos, elegida como una de las calles más bonitas de España por El Mundo.

Para seguir con el turismo enológico, el hotel ofrece una comida maridaje: una combinación de los mejores vinos con recetas healthy gourmet, un resultado explosivo que no dejará indiferente a nadie. Este menú es la combinación perfecta de platos gastronómicos maridados con vinos de la zona, todo bajo el sol de la campiña jerezana. Una experiencia única e irrepetible que sin lugar a dudas merece la pena probar.

Disfrutar de uno mismo en la otra Ibiza
Esta pequeña isla rocosa, destino mundial de celebrities por sus playas, fiesta, ambiente y paisaje, guarda ya pocos secretos a ojos de la gran mayoría. Sin embargo, sigue habiendo lugares paradisiacos lejos del ruido de las discotecas y de los cocktails high cost, donde la magia sigue estando en los enclaves más remotos, conocidos en muchas ocasiones solo por sus habitantes autóctonos. Escenarios lejos del lujo, el postureo y la música comercial como Noray Restaurant, el beach restaurant del hotel Barceló Portinatx, al norte de la isla.

Un refugio de ambiente tranquilo y apacible donde probar su mojito de hierbas ibicencas acompañado de sus Hippie Meals, sintiendo la gran influencia de las diferentes culturas internacionales que dieron vida a la isla en los años 70. Sin duda, un auténtico viaje en el tiempo para conocer la Ibiza de antaño.