Diario de  Torremolinos
18/08/2019

Sexo

 

LELO desvela el origen de los eufemismos sexuales más usados por los españoles

29-07-2019
Visto por 4117 personas
Sexo Sexo LELO desvela el origen de los eufemismos sexuales  más usados por los españoles
El lenguaje es una parte fundamental de las relaciones sexuales, y en muchas ocasiones empleamos expresiones de las que conocemos sus connotaciones eróticas, pero no sabemos cuál por qué las usamos. Por ello LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, explica el origen de los eufemismos sexuales más utilizados por los españoles.
“A pesar de vivir en la era de la información, todavía existen infinidad de detalles por descubrir en torno al sexo y la sexualidad”, comenta Alberto Gooding, responsable de LELO en España. “En este sentido, las expresiones idiomáticas con carácter o connotaciones sexuales se emplean con mucha frecuencia, pero, aunque sabemos su significado, no tenemos muy claro de dónde proceden. La mayoría de ellas se remonta a la Edad Media o incluso a la Antigüedad, poniendo de manifiesto que la sexualidad ha sido siempre un elemento cotidiano de la sociedad”, añade Gooding.

El curioso origen de las 4 expresiones sexuales más utilizadas
1. Llevar al huerto: Esta expresión, que es sinónimo de llevar a alguien a la cama con intenciones sexuales, tiene su origen en una de las obras de la literatura española más conocidas: La Celestina. Esta tragicomedia de mediados del siglo XV narra la historia de Calisto, un joven noble que se enamora perdidamente de Melibea, aunque este amor no es correspondido. Desesperado por no conseguir su anhelo, Calisto decide contratar los servicios de una alcahueta (La Celestina) para que interceda y, a través de sus artimañas, consiga convencer a su dama. Finalmente, se produce la primera cita entre ambos en el huerto de Melibea, así que Calisto consigue “llevar al huerto a su amada”. Como curiosidad añadida, el jardín que describe Fernando de Rojas en su obra se ubicaen Salamanca y se encuentra abierto al público para quien quiera visitarlo.

2. Poner mirando a Cuenca: Esta expresión tan empleada tiene más de un origen posible. Una de las más reconocidas indica que, estando en Toledo, Felipe el Hermoso ordenó construir un observatorio astronómico en una alta torre. Sin embargo, la verdadera razón detrás de esta decisión era tener un lugar privado para encontrarse con sus amantes. Cada vez que subía le decía a su esposa Juana la Loca, quien no tenía el menor interés en disfrutar de estas vistas, que iba a poner a una dama mirando a Cuenca para que disfrutara de las vistas. Esta excusa hizo mucha gracia a sus guardias, quienes sí sabían las verdaderas intenciones del monarca y, al parecer, se dedicaron a popularizar el uso de esta frase, que llega ya hasta nuestros días.

3. Tocar la Zambomba:El origen de esta relación lingüística data del siglo XV, cuando los esclavos africanos introdujeron este instrumento en la Península Ibérica. Además, cabe destacar que en ritos africanos de preparación para la vida sexual e incluso de fertilidad se toca este instrumento. Esta expresión se utiliza como sinónimo de masturbarse (en el caso del hombre) debido a las similitudes existentes entre ambas acciones, ya que la técnica que se utiliza para tocar la zambomba consiste en sujetar el instrumento fuertemente por la base y agitar intensamente con un movimiento de arriba abajo la varilla que atraviesa el parche.

4. Comer el higo: El higo, que también se conoce como “la fruta de los filósofos”, suele aparecer en expresiones de carácter sexual. Grabados griegos de la antigüedad representan a Demeter, la diosa de la agricultura, sexuada con un higo cortado a la mitad, símbolo de tierra fructífera. Por otra parte, la cultura judeocristiana establecía una relación entre esta fruta y el órgano sexual femenino, identificando así a los genitales de la mujer como algo dulce, suculento y nutritivo. Por el contrario, en otras culturas como la árabe, el higo representa el órgano sexual masculino. Asimismo, desde hace siglos el higo se considera una fruta erótica que aporta innumerables beneficios a la sexualidad, destacando el hecho de que reduce la esterilidad masculina.

“Como se puede comprobar, el mundo del sexo está repleto de anécdotas, datos e información por descubrir. Lo más importante en este sentido es dar el salto para dejar de considerar el sexo como un tema sobre el que apenas se puede hablar, y tratar de conocer más sobre este concepto. Si estudiamos el lenguaje en todas su vertientes, ¿por qué no profundizar en su uso en el mundo del sexo?”, concluye Alberto Gooding.
Comentarios