Diario de  Torremolinos
26/07/2017

Moda » Moda Mujer

 

La polifacética diseñadora Salima Abdel-Wahab crea ropa de "segunda piel" de inspiración oriental que se ajusta a cualquier personalidad

18-03-2016
Visto por 1990 personas
Moda Moda Mujer La polifacética diseñadora Salima Abdel-Wahab crea ropa de "segunda piel" de inspiración oriental que se ajusta a cualquier personalidad
Cosmopolita, poética, bohemia, muy libre y creativa, la diseñador de moda tangerina Salima Abdel-Wahab presenta a un hombre y una mujer actual y a la vez étnicos y exóticos a través de la expresión de su inspiración alimentada por un mundo muy rico en influencias. Hija de padre con tres generaciones de ascendencia alemana y de madre española, se crió en un ambiente de su Tánger natal cuando era faro y cuna cultural que sedujo a artistas de la talla de Óscar Wilde, Jack Kerouac, Paul Bowles, Tennesse Williams, Juan Goytisolo o los mismísimos Rollings Stones.

Respeto y tolerancia es lo que a Salima le inculcaron desde su más tierna infancia como algo inherente a su pensamiento y elección espiritual que se refleja en cada kimono, abrigo, suéter, vestido, traje, leggings, chaqueta, camisola, kaftan, túnica, poncho, echarpe e incluso en cada delicada ropa íntima o complemento que diseña presentando piezas únicas y líneas atemporales trabajadas en tejidos nobles como el lino, la seda o la lana. “Estoy interesada en materiales que tengan vida”, explica la estilista.

Los diseños de de Salima Abdel-Wahab se podían definir por su universalidad porque es una todoterreno capaz tanto de crea palabras, como ropa, música, danza y cantos del mundo. Una artista completa que domina cuatro idiomas: marroquí dialectal, francés, inglés y el español, la lengua que se hablaba en su casa. A sus 42 años representa a la generación de nuevos diseñador de Marruecos, puesto que se ha ganado a pulso con tesón y trabajo creativo constante.



Su estilo es imaginar ropa contemporánea
"Represento a la mujer marroquí de hoy en día. Me inspiro en la tradición magrebí a la que le tengo mucho respeto y nostalgia y, a la vez, me encanta la ropa práctica que cuente una historia". Este es el espíritu que Salima Abdel-Wahab busca en sus creaciones porque detesta que la gente se sienta prisionera de la ropa y quiere que sus creaciones sean como una segunda piel. “Me siento una socióloga y antropóloga del vestir por la manera como las personas me inspiran a la hora de trabajar por eso, para mí, la ropa es una manera de individualizar nuestra personalidad, la moda no es algo efímero”, confiesa.

Realizó sus estudios en la Escuela de Dibujo de Málaga, en España. Participó el primer año en un concurso de jóvenes diseñadores en Barcelona y al año siguiente le invitaron a acudir a la pasarela Gaudí de la mano de Agata Ruíz de la Prada o Devota & Lomba. En 2006, participó en una exposición internacional titulada “Hombres en falda” en Madrid. Presentó dos creaciones y sus diseños ocupan las páginas del libro que se editó para la ocasión junto a Galiano, Armani, Kenzo, Jean-Paul Gaultier y los grandes nombres de la moda internacional. Su secreto fue que propuso creaciones que nada tenían que ver con la tradición marroquí pero, a la vez, tenían un toque orientalista.



Entre sus creaciones, en el marco del Encuentro “Tangerinos del Mundo”, Salima Abdel Wahab presentó una colección elaborada por 120 mujeres de tres cooperativas del Rif de los municipios de Souani, Imzourem y Mnoud (Alhucemas). El resultado fue la creación de prendas elaboradas con tejidos de fibras naturales con buen tacto y caída (lino, algodón, lana) con los colores de los matices de la tierra de Marruecos, los bosques del Rif y el mar Mediterráneo (ocres, rojizos, terracotas, blancos, verdes y azules) y de la pintura con motivos y colores de la famosa cerámica de la zona que combinaba la geometría creando diseños sorprendentes.

Salima Abdel-Wahab tiene su atelier en Tánger donde las artesanales colecciones se suceden en las líneas prêt-à-porter, streetwear o couture. Sus colecciones promueven la diversidad. "Mi ropa es para hombres y mujeres atemporales. Me encantan las piezas que se puede usar como capa por la mañana y transformar en una falda o un pantalón por la tarde. Es importante llevar una prenda de acuerdo con nuestros diferentes estados de ánimo", remarca. Dan origen a creaciones con anudados, trenzados, completamente originales que priman la comodidad y versatilidad. Piezas que ensalzan los detalles con cristales de colores, conchas y bordados simple y, al mismo tiempo, sofisticado produciendo el milagro de la metamorfosis.

Salima Abdel-Wahab admira a los artistas que abren el camino y son precursores de sus mentores. “Estamos volviendo a llevar ropa clásicas de la década de los 50 y 70 del siglo pasado. Hay un bloqueo creativo en los diseñadores. Yo he creado tres estilos de manera que cada cliente pueda encontrar su forma de expresarse y sentirse cómodo tanto con la ropa deportiva como con la elegante. Mis creaciones son únicas y superponibles para cualquier ocasión”.

La diseñadora posee dos tiendas en Tánger y una boutique y show room en la mítica zona industrial de Sidi Ghanem, en Marrakech. Desde hace años, trabaja con el fotógrafo suizo, Ferdinando Gondenzi, generando una simbiosis capaz de retrata el alma de sus creaciones. Tiene interesantes proyectos originales en Europa. A través de sus colecciones nos encontramos con la imaginación de una estilista consumada, en armonía con su tiempo y en simbiosis con su entorno.

En su página web www.salimaabdelwahab.com puede conocer sus originales creaciones.

Más fotos
la-polifacetica-disenadora-salima-abdel- la-polifacetica-disenadora-salima-abdel- la-polifacetica-disenadora-salima-abdel- la-polifacetica-disenadora-salima-abdel- la-polifacetica-disenadora-salima-abdel- la-polifacetica-disenadora-salima-abdel-
Comentarios
Deja este campo en blanco
Escribe el código de la imagen