Diario de  Torremolinos
14/11/2019

Torremolinos

 

Una joya sin corona: Los trabajadores hicieron del Patronato de Deportes un buque insignia

23-10-2019
Visto por 4157 personas
Torremolinos Torremolinos Una joya sin corona: Los trabajadores hicieron del Patronato de Deportes un buque insignia
Hasta la redacción de Diariodetorremolinos.com y Diariocostadelsol.com ha llegado un artículo de opinión del concejal Miguel Ramón Alcaide García, número 3 del PP en Torremolinos que reproducimos íntegramente a continuación: " Una de nuestras joyas, se derrumba, algo que con voluntad y buena gestión podría evitarse, siempre que el que está a la cabeza tenga interés por seguir manteniendo uno de los tesoros de Torremolinos intacto, y alejado de los corsarios que antaño saqueaban navíos en alta mar.

Así se ve desde el horizonte a uno de nuestros mejores barcos, el patronato municipal de deportes; a la deriva, sin rumbo y herido por los cañonazos de la irresponsabilidad y del que cree a pies juntillas que todo se mantiene a solas, sin dedicación y con la ayuda de vaya usted a saber quién. Heridas que han sido provocadas por la ausencia de alguien que lo defienda, que crea en su gran figura y quiera mantener su proa y su popa a salvo.

Hoy releyendo el cuaderno de bitácora de mi vida como torremolinense, me remonto a hace unos 20 años. En aquel momento yo comenzaba a formar parte del grupo de todos aquellos trabajadores que hacían cualquier cosa por mantener nuestro navío en buenas condiciones. Era una época en la que todos los departamentos estábamos unidos por un mismo fin y con un sentimiento común. Nosotros veíamos el potencial de nuestro patrimonio, la importancia de hacer crecer nuestro nombre, y la magnitud que ostentaba hacer prevalecer algo que era nuestro, vuestro y que era un orgullo para todos.

Nuestro patronato se colocó en lo más alto a nivel provincial, autonómico y nacional. Numerosos deportistas internacionales y vecinos acudían a nuestras instalaciones para entrenar. Nuestro clima y nuestro barco eran el mejor lugar para hacerlo y la fama que le fue otorgada era un orgullo para todos los que habíamos cuidado de una forma entrañable lo nuestro.

Hoy nuestro buque ha perdido fuerza y la desilusión, la apatía y la baja moral nos ha contagiado a todos los que en aquel momento nos esforzamos tanto por convertirlo en una de nuestras joyas.

Sus instalaciones se encuentran degradadas, clausuradas sin saber cuándo volverán a navegar. Los equipos deportivos que antaño reservaban sus visitas a nuestro municipio, ahora ni siquiera sopesan el hecho de hacer una visita relámpago porque todo lo que se les ofrecía, ya no existe.

Podría seguir un buen rato enumerando todos los desperfectos, las llagas que han herido durante estos últimos cuatro años al Patronato Municipal de Deportes, todas esas cicatrices que recuerdan que ayer fue algo mejor, algo grande para Torremolinos, y que por culpa del equipo de Ortiz y sus Socios, han dejado a los trabajadores sin medios humanos ni materiales para que pudieran seguir cuidando de nuestro barco.

Los descuidos de este capitán han hecho mella también en todos aquellos marineros que se desvivieron por llevar a lo más alto al patronato. Además de haber perdido en calidad en nuestras instalaciones, los trabajadores se han visto mermados, poco valorados y lo peor de todo, se ha jugado con sus sustentos. Hemos perdido nuestro puesto de honor, ellos han perdido su honor porque les es imposible seguir manteniendo nuestra joya en el lugar que se merece.

Hoy, uno de aquellos marineros se ha convertido en concejal de deportes. Su función es seguir cuidando todo este entorno, de los que otrora fueron sus compañeros, pero las alturas de miras y los altos cargos parecen haberle transformado y ya ni siquiera se molesta en ofrecer explicaciones acerca de la situación que ahoga a ciertos departamentos.
Es cuestión de voluntad, de respeto. Se trata de algo que muchos llevamos dentro y que ayudamos a levantar y a posicionar en un lugar tan alto que hoy es impensable, si seguimos surcando los mares bajo el mandato de estos capitanes. Todos nosotros, de alguna forma hicimos posible posicionar al Patronato en el lugar de la Joya de la Corona de Torremolinos, hoy nos decepciona en lo que lo han convertido.

Los que sentimos ese vínculo con esta parte de nuestro patrimonio, no queremos verlo sufrir más, no queremos ver cómo nuestro gran buque se va hundiendo poco a poco hasta que su imagen se vuelva imperceptible en alta mar. Lo que deseamos es poder seguir curando esas heridas y que recupere el respeto y la fama que se merece".