Diario de  Torremolinos
30/07/2021

Torremolinos

 

Una solución transitoria pero más digna

29-06-2021
Visto por 4164 personas
Torremolinos Torremolinos Una solución transitoria pero más digna
Desde ayer el Comedor Social Emaús está repartiendo las comidas diarias a sus más de 300 usuarios en Torremolinos en los soportales de acceso a los cines en el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso.

"Tras informarnos que se estaba repartiendo la comida en medio de la calle, en el centro de Torremolinos, a la vista de todo el mundo y bajo una carpa, exigimos en el último pleno que se preservara la dignidad de nuestros vecinos y, más aún, si se encuentran en una situación de vulnerabilidad, por la que cualquier persona puede pasar", explica la viceportavoz segunda, Gloria Manoja.

Manoja ha redundado que "A pesar de que el concejal de Servicios Sociales, César Carrasco, intentó confundir a la opinión pública en el pleno sobre la diferencia entre "elaboración" y "entrega" de los menús. Esto último es lo que proponíamos, por fin, este pasado 23 de junio dictó un decreto para que el reparto se hiciera en las instalaciones municipales del Pablo Ruiz Picasso, como propusimos desde nuestra formación".

En este sentido, la edil popular ha indicado que "Agradecemos al señor Carrasco que haya tenido en consideración nuestra labor de oposición constructiva ya que los usuarios no tendrán que esperar su turno a pleno sol y la ubicación les permite mantener una mayor privacidad. Aunque hubiéramos preferido que la entrega se efectuara en la sala de exposiciones del Pablo Ruiz Picasso, como así lo sugerimos, porque dispone de rampa, que hubiera facilitado la descarga, y una mayor privacidad de los usuarios".

Para finalizar, Manoja le ha lanzado una advertencia a Carrasco: "Es urgente el cambio de sede del comedor social de Emaús, puesto que no reúne las condiciones necesarias, están desbordados y llevan meses esperando una respuesta. Ya no nos vale el "Estamos en ello". Hay que cumplir con lo que se acuerda porque ha quedado demostrado que cuando hay voluntad, trabajo, esfuerzo y dedicación, cualquier cosa se puede hacer y aún más cuando estamos hablando de nuestros convecinos más desvalidos y de unos voluntarios que, día a día, se dejan la piel por ayudar a aliviar las necesidades de los demás. Señor Carrasco, ya no nos valen las excusas", ha concluido.